Mi destino dormir bajo las estrellas

070-edchera-016
La segunda salida fue del 3 al 7 de Octubre a la posición situada más cerca de la frontera. La posición estaba situada en un lugar alto, desde donde se veía una importante explanada que llevaba hasta la frontera. En estos días también nos mantuvimos en escucha permanente. Lo impensable pasó en un momento determinado y en medio de una comunicación “QSL, QRV…” apareció una voz desconocida, hablando castellano pero con acento marroquí, amenazándome con que me los cortaría y me les haría comer. En aquel momento la adrenalina me subió a mil y le contesté con alguna cosa parecida. Pero recuerdo que durante todos los días tuvimos que cambiar de frecuencia constantemente, pero siempre el marroquí acababa interfiriendo la comunicación.
070-edchera-010
El resto de salidas a las posiciones de la legión fueron todas a “ElHaifa”, en total seis. Una de las funciones de la posición era la de controlar una “carretera” procedente de la frontera Marroquí, desde Tah hasta el Aaiun. Siempre había un grupo de legionarios haciendo el control, un Land-Rover con una ametralladora en un lado de la carretera y una tanqueta en el otro. Un día el teniente legionario se nos acercó y nos dijo si podíamos enlazar con Edchera. Resulta que habían detenido a un marroquí que estaba haciendo fotos de las posiciones de “ElHaifa” y que llevaba encima una gran cantidad de dinero. Lo comunicamos por radio y lo llevaron escoltado.

070-edchera-018
Nuestro principal enemigo era la climatología. Podía hacer un calor insoportable y acompañándolo aparecían los guerrilleros infiltrados, las moscas. Sufrir un frío insufrible. Disfrutar de días completamente claros, con unas puestas y salidas del sol maravillosas, o unos cielos nocturnos irrepetibles. Sufrir un “siroco” que te podía volver loco. Mientras estábamos en “ElHaifa” y hacía calor, íbamos todo el día en pantalones cortos y sin camisa. Buscábamos la sombra del coche y de una especie de barraca que nos hicimos con ramas secas. A las horas de máximo calor intentábamos hacer la siesta, a las horas que la temperatura bajaba, jugábamos a las cartas o simplemente charlábamos y cada uno explicaba lo que hacía en la vida civil, sus diversiones, sus amistades, su familia, su novia, su trabajo y nos enseñábamos fotos. Por la noche nos hacíamos café con leche, y mientras charlábamos o jugábamos a las cartas, degustábamos las exquisiteces regionales, de nuestros paquetes procedentes de casa. A cualquier hora teníamos la radio con música. Y leíamos las revistas llegadas desde la península o las que nos trajo el teniente y por descontado que leíamos y volvíamos a leer mil veces las cartas de nuestros queridos o éramos nosotros los que las escribíamos.
070-edchera-007
Hasta a finales de Octubre, aproximadamente y si no hacía siroco, la temperatura era agradable hasta las doce, a partir de esa hora empezaba a subir y entre las dos y las cinco se hacía insoportable. Era casi imposible ponerse al sol, nos tumbábamos bajo el coche y en compañía de un millón de moscas. El caso es que las moscas también se refugiaban del calor poniéndose debajo del Land-Rover, había tantas que la chapa que estaba por encima de nuestra vista quedaba de color negro. Si nos estábamos quietos, ellas no molestaban, pero si ha alguien se le ocurría moverse, era impresionante la nube y el zumbido que se montaba. De todas formas éramos jóvenes y nos gustaba bromear, por tanto nadie paraba quieto. De vez en cuando podían pasar diez minutos de tranquilidad, que los acababa cualquiera de nosotros pegando un fuerte golpe de revista contra el coche, el resultado era que mil habían sido liquidadas y la revista daba buena fe de aquello. La diversión cambiaba cuando alguien empezaba ha hablar de cervezas fresquitas, congeladas. Esa tortura todavía era mayor que la de las moscas, la garganta se empezaba a resecar, el cerebro a degustar la cerveza, pero el resto del cuerpo no lo acompañaba y se acababa con un grito de calla por favor. El remedio era beber agua del guirbi, que de fresca y natural nada, más bien parecían meados de camella, pero es lo que había y en aquel momento sabía a gloria.

070-edchera-020
A partir de las cinco de la tarde, la temperatura se iba haciendo de nuevo soportable, poníamos una manta en el suelo y empezábamos con las partidas de “tute” o “chinchón” y como hasta las doce de la noche no nos podíamos ir a dormir a causa de que había enlace con Edchera, instalamos una luz en la tienda que cogiámos de la batería del coche y estábamos hablando y picoteando las “delicatesen” peninsulares. A partir de Noviembre, las temperaturas nocturnas empezaron a ser más frías. Recuerdo que hubo noches en las que pasé muchísimo frío y eso que dormía vestido, con el saco y dos mantas. Por la noche estaba prohibido hacer fuego, pero nos buscamos la vida, hacíamos fuego a las cinco y lo manteníamos hasta que se hacía de noche, que lo apagábamos, pero las brasas seguían calentando y aguantaban un par de horas más. Hubo días con un fuerte siroco, tanto que la visibilidad era prácticamente nula, teníamos que apuntalar la tienda poniendo grand cantidad de piedras para sujetarla. La primera vez se nos la llevó. En días de fuerte siroco el único refugio era el coche, tanto de día como de noche. Cuando paraba podíamos empezar a descansar, pero nuestro estado era lamentable, parecía que estábamos empanados, nuestro color de piel y cabello era el mismo que el del entorno. El siroco podía durar uno o más días, pero la calma solía ir acompañada de un calor sofocante.
070-edchera-021

About Mili Sahara

Saharià 1974-975 (caporal transmisions, Villa Cisneros i Edchera)

Posted on 16 Octubre, in Sense Classificar. Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: