En Edchera a finales de 1974

Edchera 1974Poco a poco nuestra situación en Edchera va mejorando. Han montado literas con colchones de espuma nuevos. Han reservado un espacio del barracón para hacer una pequeña cantina y han instalado un televisor. Nos han repartido sacos de dormir nuevos y unos tabardos de color verde, muy modernos y para estrenar, que irán de primera en las muchas salidas al desierto, ya que pronto empezará a hacer mucho frío por las noches. A partir de Noviembre montarán un cine al aire libre en el que cada día pasarán películas. Lo que no cambiará será la inexistencia de comedor y las comidas se tendrán que hacer acomodándose en cualquier rincón, unos ladrillos para sentarse será la única comodidad. Eso las necesidades al campo de margaritas “la sagia”
De patrulla 1974
Como pasó en el BIR y también en Villa Cisneros, aquí también tuve grandes amigos, la mayoría ya conocidos de Villa Cisneros, pero aquí los vínculos se están haciendo incluso más grandes. Recuerdo a Florentino asturiano “cabo folio”, Valentín Robados, extremeño y viviendo en Mallorca, el granaino de Castell de Ferro, Edo de Castellón, el canario, Angel Nieto vasco y viviendo en el Hospitalet. Y muchos otros de los que no recuerdo el nombre y me sabe muy mal.
El domingo 22 de Septiembre nos dan permiso para poder pasar el día en el Aaiun. Ésta y las otras veces que iré, podré telefonear a casa, comer bien, ir al cine, pasear, comprar.
070-edchera-036
Uno par de veces, iré al BIR a ver a los reclutas que acaban de llegar, tal como hicieron conmigo cuando yo era “reclutín”. Acabaré conociendo la mayoría de restaurantes y bares del Aaiun, tampoco era tan difícil ya que la oferta era más bien escasa. Las comidas y refrigerios serán frecuentes en el parador y también en el aeropuerto.
Aprovecharé para visitar a mis amigos del BIR que hace mucho tiempo que no veo. Al que visitaré más veces será a Zamora, él es enfermero de helicópteros, dispone de muchas comodidades. Iré a ver a Molina, está en intendencia y me explicará cómo fue el nacimiento, el mes de junio, de su hija y de las ganas que tiene de acabar con todo esto y de volver. A Xavier lo veré el mes de Enero en sanidad, no ha podido ser antes ya que ha estado de permiso. Él si tiene todas las comodidades, trabaja en una oficina vestido con bata blanca, está libre de servicios de armas, no pasa ni diana, ni retreta y puede salir al Aaiun de paisano. A Sayas no recuerdo explícitamente haberlo visto, pero tengo que suponer que si, ya que lo que recuerdo es haber ido al cuartel de tropas nómadas y haberme comprado una siroquera y un macuto, fue probablemente aquel día que nos vimos.
En el exterior de las murallas de Edchera hay una especie de campo de fútbol, al menos hay dos porterías que están a punto de caerse.

Eso es motivo suficiente para que se organicen partidos de fútbol. Cada compañía legionaria tiene su equipo y la sección de transmisiones también a formado el suyo.
CELSO_4[1]
Siempre que se puede jugamos partidos y lo hacemos con los efectivos disponibles en cada momento. Recuerdo como mínimo tres partidos en los cuales jugué y por cierto que la competencia era feroz y los resultados muy ajustados y con alguno que otro lesionado.
En varias ocasiones se organizó una excursión andando hasta el oasis de Meseied. Concretamente la primera fue el sábado 12 de octubre de 1974.
Messeied 1974
Este oasis está situado a unos seis kilómetros de Edchera, atravesando la sagia, río casi siempre seco de unos tres kilómetros de ancho a su paso por Edchera y que pasando por el Aaiun acaba desembocando en el norte del BIR. Siempre se hacía aprovechando algún día festivo y se apuntaban casi todos los que aquel día no tenían servicio o no habían ido al Aaiun. Cogíamos cantimploras, nos llevábamos un cetme por si acaso y empezábamos una caminata rápida de una hora, que atravesando la sagia nos llevaba hasta Messeied. En este lugar insólito en medio del desierto, se podía encontrar bastante agua, un bonito palmeral e incluso un rudimentario bar. También había un pequeño poblado de nómadas saharauis. Pasábamos el día descansando a la sombra de las palmeras, nos remojábamos con el agua fresca que salía de las rocas y tomábamos alguna bebida en el bar. Recuerdo que hicimos cierta amistad con un saharaui que en un par de ocasiones, que recuerde, nos invitó a tomar el té en su haima.
A la vuelta y en medio de la sagia, me metí en un buen jaleo. Vi el cuerpo sin vida de un dromedario semienterrado y me acerqué, en un instante me hundí en el barro hasta la cintura, suerte que reaccioné y me cogí a una roca y pude salir, si no reacciono, seguramente hubiera tenido que pedir ayuda a mis compañeros, o quizás hubiera tenido la misma suerte que aquel dromedario.

About Mili Sahara

Saharià 1974-975 (caporal transmisions, Villa Cisneros i Edchera)

Posted on 9 Octubre, in Sense Classificar. Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: