EL SAHARA Y LA MILI

Hilari Joan i d’Argila

BIR Nº 1 – Playa del Aaiun – 1ª cia – Enero – Marzo 1974
Regimiento Mixto de Ingenieros nº 9 Transmisiones Villa Cisneros – Abril a Septiembre 1974
Sección de Transmisiones – Edchera – Septiembre 1974 a Abril de 1975

Soy de una generación que por suerte o desgracia nos tocaba hacer “la mili”, estábamos obligados a servir al ejército y esto comportaba un cambio radical. Uno pasaba de golpe de adolescente a adulto y en muchos casos perdía parte o todo lo que había conseguido, trabajo, novia, amigos, estudios.
En cualquier caso no era lo mismo hacer la mili al lado de casa, que hacerla lejos, ni tampoco era lo mismo hacerla en la península o en el Sahara.
Yo como tantos otros, fui de los que nos tocó hacer la mili en el Sahara. Además en una época de conflicto, los años 1974 y 1975, por un lado el Frente Polisario que desde mediados del año 1973 empezó a organizarse y actuar, y de otro Marruecos que inició su estrategia para anexionarse el Sahara. Se puede decir que el conflicto como tal empezó en Agosto del 1974.
Hilari destacat a la frontera nordSi al hecho de hacer la mili lejos de casa, le añadimos un conflicto, un territorio extraño y muy diferente, un clima extremo, las consecuencias psicológicas pueden ser muy grandes. La consecuencia más notable ha sido que durante años, muchos años, he tenido el mismo sueño y no era otro que me volvían a llamar para hacer la misma mili y por cierto era muy real. Dicen que el tiempo cura todas las heridas, y parecía así, pero hace unos meses, el reencuentro con un compañero e íntimo amigo de la mili, hacía 34 años que no nos veíamos, me ha despertado una gran inquietud, que me ha traído de nuevo aquellos sueños olvidados y un deseo de contactar con los antiguos amigos y compañeros. No sólo eso, sino que tengo una necesidad irrefrenable de explicar lo que fue mi experiencia sahariana desde enero del 1974, hasta el abril del 1975. Y es por este motivo que he escrito esta WEB.
Pienso que mayoritariamente los que hicieron la mili en el Sahara se encontrarán reflejados, puesto que yo tuve una mili muy movida, y puedo explicar todo tipo de experiencias del periodo de instrucción, de mi destino en el cuartel de Villa Cisneros y del último destino en Edchera, ya en época de conflicto.
La lectura de las 287 cartas que le envié a mi novia, ahora mi mujer, y olvidadas durante 34 años, pero que por suerte estaban guardadas, son la fuente principal de inspiración, puesto que son como un dietario y un recordatorio de multitud de cosas, que al leerlas, me ponen incluso la piel de gallina, haciéndome un servicio fundamental para aproximarme a la realidad de lo que me sucedió.Hilari de pesca a Villa Cisneros
No todo eran malas sensaciones, ni son malos recuerdos, puesto que están olvidados.
Seguramente las dificultades compartidas hacían que los compañeros se convirtieran en los mejores amigos y que gracias a ellos, junto con el apoyo de la novia y de la familia, se pudiera tirar para adelante con un mínimo de dignidad. Seguramente ha sido la época de mi vida en la que adjetivos como solidaridad, amistad, entrega han tenido un valor superlativo.
Poder disfrutar del espectáculo de la naturaleza en toda su dimensión, paisajes increíbles, con mares de arena y dunas o llanuras con pedregales infinitos, salidas y puestas de sol espectaculares, ríos secos de una inmensidad grandiosa, oasis llenos de vida, playas vírgenes, acantilados impresionantes, cielos completamente azules, noches serenas con la visión de millones de estrellas y galaxias. Una climatología extrema en el interior, con temperaturas diurnas de 50º en verano y por debajo de cero las noches de invierno. Con variabilidad térmica diaria casi insoportable, tormentas de viento y arena “siroco” que convierten el día en prácticamente noche y que te dejaban completamente lleno de arena, incluso en los rincones del cuerpo más insospechados. Pero también disfrutar de la aventura con salidas al desierto o la costa más parecidas a un safari, que a una acción militar. Pero también participando en más de una acción militar y muy real.
Durante este periodo sahariano, puedo decir que visité o circulé por casi todo el territorio del Sahara Occidental, tanto el norte, como el sur, como el este y el oeste. Estuve tanto tiempo en el interior, como en la costa y no exagero si digo, que casi 100 noches las dormí en el suelo, en pleno desierto. Los destinos fundamentales fueron tres:
Desde mediados de enero del 1974 hasta finales de marzo en el BIR1 – Batallón de instrucción de reclutas, situado en la playa, cerca del Aaiun.
Mapa del Sàhara Occidental
Desde finales de marzo hasta mediados de septiembre del 1974 y una vez acabado el periodo de instrucción, me destinaron a la compañía de transmisiones de ingenieros sita en el cuartel del 4º tercio de la legión “Alejandro Farnesio” de Villa Cisneros.
Desde mediados de septiembre del 1974 hasta el abril de 1975, destinado a Edchera, apoyando al 4º Tercio de la legión, coincidiendo con el inicio, el mes de agosto del 1974, del conflicto con Marruecos. De una parte el gobierno español propuso la celebración de un referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui y Marruecos aprovechó para iniciar su escalada militar, concentrando tropas en la frontera norte.
En este mapa estan todas las poblaciones por las que transité, ya sea por que estuve destinado, o bien con motivo de patrullas, maniobras o salidas vàrias al desierto.

About Mili Sahara

Saharià 1974-975 (caporal transmisions, Villa Cisneros i Edchera)

Posted on 12 Desembre, in esp (11) La mili en el Sahara, esp - Joan d'Argila, Hilari. Bookmark the permalink. Comentaris tancats a EL SAHARA Y LA MILI.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: