A Florentino y a Hilari les tocó bailar con la más fea

Florentino Gómez Álvarez

BIR Nº 1 – Playa del Aaiun – Enero – Marzo 1974
Regimiento Mixto de Ingenieros nº 9 Transmisiones Villa Cisneros – Abril a Agosto 1974
Sección de Transmisiones – Edchera – Agosto 1974 a Marzo 1975

Hilari Joan i d’Argila

BIR Nº 1 – Playa del Aaiun – 1ª cia – Enero – Marzo 1974
Regimiento Mixto de Ingenieros nº 9 Transmisiones Villa Cisneros – Abril a Septiembre 1974
Sección de Transmisiones – Edchera – Septiembre 1974 a Abril 1975

A Florentino, a mí (Hilari) y a unos cuantos más, nos tocó bailar con la más fea. Después de la Jura de Bandera fuimos destinados al cuartel Alejandro Farnesio de Villa Cisneros y concretamente a la compañía mixta de Ingenieros. El destino a priori prometía, pero la realidad fue muy diferente.

Llegamos de guripas a la compañía de transmisiones y sorpresa, resulta que esa compañía era una de las más “pastilleras” de todo el Sahara y tuvimos que soportar esa tortura durante los tres meses de rigor hasta la llegada de los siguientes guripas.

Ahora ya podríamos disfrutar del destino, pero se interpuso el conflicto con Marruecos que desembocó en la marcha verde, y en Agosto de 1974 la gran mayoría de los que estábamos destinados a funciones de operadores de radio, ayudantes de operador y conductores, fuimos trasladados a Edchera junto con la gran mayoría del IV Tercio de Legión, creándose la sección de transmisiones de Edchera.

A partir de ahí ya fue un no parar, se declaró el estado de guerra y constantemente estuvimos saliendo al desierto con la legión, de patrulla, de maniobras, destacados en posiciones en la frontera y en varias ocasiones participando en persecuciones de guerrilleros.

Vivimos en directo el conflicto del Sahara de los años 1974 y 1975. Y yo durante estos años siempre me he preguntado si esa movida estaba bien organizada, si alguien sabía el porqué de todo aquello y por fin Florentino en su inquietud de encontrar respuestas me ha desvelado las razones históricas, militares y seguramente políticas del porqué de todos aquellos acontecimientos.

Florentino i Hilari, aquellos meses de finales de 1974 destacados en la frontera

Buceando por Internet ha encontrado lo que yo andaba preguntándome:

ANTECEDENTES:

Después de la creación y organización, en el mes de octubre de 1958, de losTercios Saharianos “Don Juan de Austria” y “Alejandro Farnesio” III y IV de La Legión, el Sector militar del Sahara se dividió en dos Subsectores:

El Sector Norte que comprendía la región de la Saguia el Hamra, y el Subsector Sur la región de Río de Oro, El límite común de ambos era el paralelo 25º N, que pasa a unos 15 kilómetros al Sur de Guelta Zemmur, Meses antes del comienzo de la crisis, objeto de este trabajo, dichos Subsectores estaban guarnecidos básicamente de esta manera:

El del Norte por el III Tercio de La Legión, destacado en El Aaiun-Smara y los Grupos Nómadas I y III, en Smara y Edchera, respectivamente. El del Sur, por el IV Tercio, destacado en Villa- Cisneros y el Grupo Nómada II en Aargub, Ambos Subsectores estaban reforzados por Unidades de los Regimientos Mixtos de Artillería e Ingenieros del Sahara, así como por otras de los Servicios correspondientes, En las dos organizaciones citadas, además de aquéllas guarniciones, diversas Unidades de la Agrupación de Tropas Nómadas ocupaban los Puestos de Daora, Hagunia, Hausa, Mahbes y Tifariti, en la región de la Saguía el Hamra y los de Bir Enzaran, Ausert y Tichla en la de Río de Oro. Otros menos importantes como Tah, Echdeiria, Amgala, Guelta Zemmur, Miyec, Gleibat el Fula, Agüenit y Güera, estaban guarnecidos por destacamentos de la Policía Territorial del Sáhara.

Desde la terminación de la agresión a nuestros Territorios de Ifni y del Sahara, en los años 1957 y 1958, por las Bandas Armadas del Llamado Ejército de Liberación, apoyado total mente por Marruecos, la paz, al Su r del paralelo 27º 40′ había sido prácticamente total, con la excepción de algunas acciones esporádicas ocurridas en 1961, en que bandas procedentes del Norte secuestraron a algunos técnicos norteamericanos e italianos pertenecientes a las Compañías extranjeras que efectuaban prospecciones petrolíferas en nuestro antiguo Territorio. Sin embargo, el año 1970 empieza a marcar un cambio en la situación, siendo cuatro los hechos que tienen lugar en dicho año, que determinan el inicio de tal cambio:

– La aprobación por la ONU de la resolución 2.711, por la que ha de celebrarse el referéndum de autodeterminación del Sáhara.

– Los sangrientos sucesos del 17 de junio en el barrio de “Hata Rambla” de El Aaiun, en los que una Compañía de La Legión que acudió en apoyo de la Policía Territorial, ya desbordada, tuvo que disolver a tiros una agresiva y tumultuosa manifestación de jóvenes saharauís, capitaneados por El Bassiri y El Gali.

– La reunión en Nuadibu (Port Etienne), en aquel verano, de los Jefes del Estado de Marruecos, Mauritania y Argelia, Hassan11, Mohtar Uld Daddah y Huari Bumedian, en la que acuerdan intensificar su colaboración para acelerar la descolonización, aunque las intenciones fuesen otras muy contrarias para el pueblo saharaui, como más adelante se puso de manifiesto.

– Las perspectivas extraordinariamente buenas de la explotación de los fabulosos yacimientos de fosfatos de Bu Cráa, que despiertan los deseos de Marruecos de apoderarse de ellos para así monopolizar el comercio mundial del preciado mineral.

A partir de los sucesos de junio ya reseñados, los sentimientos independentistas han calado muy hondo en los jóvenes saharauis, entre los que, clandestinamente, El Azmi, Luley y El Gali, realizan gran actividad y proselitismo, y así, el 10 de mayo de 1973, se crea el Frente Polisario, respondiendo a las siglas de Frente Popular de Saguía el Hamra y Río de Oro, con dos alas, una política, que dirige Luley, y otra militar, que encabeza El Gali. Días después, esta rama lleva a cabo, el 20 de mayo de ese mismo año, el primer ataque contra las fuerzas españolas en el Pozo de Janquel Quesat, al Norte de Hausa, agresiones que continuarán a lo largo de los años 74 y 75 hasta nuestra marcha definitiva.

Ante el desarrollo de los acontecimientos, el Ejército del Sáhara, que ha sido potenciado con nuevas armas, vehículos, transmisiones y equipos, intensifica su preparación. Los ejercicios se realizan preferentemente en ambiente de guerra subversiva, pues el fantasma de la “Guerrita del 57 y 58” esta siempre presente en el Mando. No obstante, no se pierde de vista las posibilidades de una guerra convencional y así, en octubre de 1972 y mayo de 1973, se efectúan, por iniciativa del Jefe del Sector, General Santiago y Díaz de Mendívil, dos grandes ejercicios de conjunto. El primero tiene lugar en la terribles y desolada zona del Gor Fiad Nareb, al SW de Guelta Zemmur, en• la que los dos Tercios saharianos, reforzados con Unidades de Artillería, Ingenieros y Servicios, se encuentran en la citada zona para realizar un supuesto táctico de fuego real, tras recorrer centenares de kilómetros bajo unas temperaturas infernales. El segundo, de iguales características, se desarrolla en condiciones más favorables, al Sur de los Imiric-lis y próximo a la costa atlántica. Ciertamente, las previsiones del Mando fueron acertadas ya que la posible guerra que se adivinaba en el Sáhara, nos impondría un despliegue defensivo totalmente convencional, como veremos a continuación.

Mientras tanto, la tensión iba subiendo a medida que transcurrían los días. A principios del año 1974 se presagiaban ya negros nubarrones sobre el cielo azul del desierto.

EL DESPLIEGUE: El Gobierno Español, de acuerdo con la resolución de las Naciones Unidas, había decidido en el año 1974, llevar a cabo el referéndum en el Sáhara para que sus habitantes decidiesen su futuro. Naturalmente, como esto iba en contra de los planes de Marruecos de apoderarse de nuestro territorio, el reino alauita amenaza a España con la guerra, e incluso, su rey, Hassan II, con una osadía inconcebible, se atreve a lanzar la bravuconada de que iría a tomar el té en El Aaiun cuando sus tropas, tras invadir el Sáhara y arrollar a nuestro Ejército, se apoderasen de la capital.

En el mes de agosto de aquel año, las Fuerzas Armadas Reales marroquíes empiezan a concentrarse entre el Dráa y nuestra frontera Norte. Aquellas concentraciones son particularmente numerosas en Gulimin, Tantán, Tarfaya, Abbatih, Meseied y Zag. Destaca, entre las Unidades desplegadas, la conocida Brigada del Golán, que al parecer se había batido brillantemente en la guerra árabe-israelí, aunque en la crisis del Sáhara se esfumó como por encanto.

Todo ello puso a nuestro Mando en alerta y, consecuentemente, se inició por nuestra parte un rápido movimiento de fuerzas propias hacia la zona fronteriza jalonada por el paralelo 27º 40′. El Tercio IV, de guarnición en el Subsector Sur, se desplazó al Norte para situarse en Edchera. De las Canarias y de la Península empezaron a llegar Unidades de Infantería, Paracaidistas, Carros, Artillería autopropulsada, etc. y así, en unos días, desplegaba en la zona en tensión un ejército formidable: aguerrido, bien armado y equipado y, sobre todo, magníficamente entrenado, ambientado y conocedor perfecto de la lucha en el desierto, “paraíso de la Táctica e infierno de la Logística”, como un tratadista dijo acertadamente.

En él destacaban los Tercios Saharianos “Don Juan de Austria” y “Alejandro Farnesio” III y IV de La Legión que, con sus cerca de 3.000 hombres y 500 vehículos de combate cada uno, se contaban entre las mejores Unidades de los Ejércitos Occidentales.

En las Canarias se fueron concentrando nuestros aviones de combate, barcos de guerra y fuerzas anfibias. A los pocos días, la Aviación y la Armada disponían en las islas de unos efectivos muy poderosos. La primera situó en el aeropuerto de El Aaium un Centro de Conducción y Vigilancia (CRC) que prestó unos servicios extraordinarios.

La guarnición de Smara se reforzó con un Batallón expedicionario del Regimiento de Infantería Tenerife 49, y en la Región de Río de Oro, las pocas Unidades que quedaban del Tercio IV fueron relevadas por las de un Batallón del Regimiento de Infantería, Canarias 50, que se situó en Villa Cisneros.

Además de los dos mencionados Batallones, destacaban por su alto grado de operatividad las Unidades llegadas de la Península: dos Banderas de Paracaidistas, así como dos Compañías de Carros medios y un Grupo de Artillería Autopropulsado de la División Acorazada. De las tropas propias del Sector del Sáhara, la Agrupación de Tropas Nómadas, muy disminuida en sus efectivos debido a que desde la deserción de las patrullas “Pedro” y “Domingo “no se contaba con los “áskaris” nativos, continuaba con su misión de guarnecer los Puestos del interior, el servicio de Patrullas y la vigilancia de la frontera. El resto de las tropas del Sector lo componían los dos magníficos Regimientos Mixtos de Artillería y de Ingenieros, la muy buena Unidad de Helicópteros, así como las sufridas Unidades de Intendencia, Sanidad, Automovilismo, Parque y Talleres, etc. Por último, las fieles y leales Compañías de la Policía Territorial, al mando del Teniente Coronel López Huertas, cooperaban denodadamente con el Ejército.

El Polisario, que el 20 de mayo de 1973, como ya dijimos, había iniciado sus ataques contra las fuerzas españolas, en lugar de adoptar una actitud coherente con España, que sigue dispuesta a defender el Territorio y su autodeterminación en aquellos días de crisis provocados por Marruecos, se dedica, instigado por consignas de dudosa procedencia, a llevar a cabo atentados contra las instalaciones de Fos Bucráa, atacar nuestros puestos militares situados a retaguardia de un ejército desplegado en la frontera, para impedir que los vecinos del Norte se apoderen del Sáhara, secuestrar Españoles, para culminar con lo que llega a exasperar a toda España: la deserción traicionera de dos Patrullas del Grupo de Nómadas de Smara, llevándose prisioneros a cuatro Oficiales, un Sargento y varios Soldados europeos, tras matar, en la acción, a uno de éstos, para internarse a continuación en territorio argelino.

Paradójicamente, pues las guerrillas del Frente no colaboraron en absoluto, sino muy al contrario, con el Ejército español, que, soportando grandes penalidades, estaba firmemente decidido a defender el pueblo saharaui.

El mando del Sector presumía que el Ejército marroquí, en caso de emprender la ofensiva que había anunciado hacía tiempo, llevaría a cabo las siguientes acciones: – Un ataque principal en la dirección TarfayaDaora- EI Aaiun, con la finalidad de apoderarse de la capital. – Otro, secundario y coordinado con el anterior para ocupar Hagunia y, desde allí:

• Alcanzar la zona Sur de Daora y envolver a las fuerzas propias de aquel Subsector, o;

• Cruzar la Saguia el Hamra por Edchera y El Meseied para desbordar El Aaiun por el SE.
• Ataques de diversión sobre Smara y Puestos de la línea Hausa-Mahbes.

Por todo ello, el Mando propio organizó tres Agrupaciones Tácticas y una potente Reserva. La Agrupación “LINCE” a base del Tercio III que al mando del Coronel Timón de Lara, ejercería el esfuerzo principal de la defensa en el Subsector de Daora.

La 2ª Agrupación, “GACELA” del Tercio IV, en el Subsector de Edchera, al mando del Coronel Mariñas Romero, con la misión de oponerse a la acción secundaria.

Por último, la 3ª Agrupación, “CHACAL”, en la zona de Smara, a base de la VIIª Bandera de La Legión, Grupo Nómada I y Batallón del Tenerife 49, al mando del Coronel Jefe de la Agrupación de Tropas Nómadas, Bello del Valle, para oponerse a las infiltraciones en aquella zona y en la línea Hausa-Mahbes.

La Reserva la constituían dos Banderas de Paracaidistas, tres Compañías de Carros y un Grupo de Artillería Autopropulsado. La Artillería y los Ingenieros estaban bajo el mando de los Coroneles González de Suso y Aramburu Topete, respectivamente.

El mando de todas las fuerzas lo ejercía, como Jefe del Sector del Sáhara, el General Gómez de Salazar, teniendo como Jefe de Estado Mayor al Coronel Bourgón López-Dóriga.

La superioridad aérea y naval propia era total. La falta de experiencia en la lucha del probable enemigo en el desierto, su desconocimiento del terreno, así como la ventaja de nuestro despliegue, inmediato a nuestras bases, eran factores tan esenciales, que el Mando propio pretendía dejar que el adversario penetrase profundamente hasta las proximidades de la Saguia el Hamra, pararlo en la línea Daora-Sebja Tucnic-Hasi Bu Yerida-Edchera, destruir su logística con fuertes interdicciones aéreas y navales y posteriormente lanzar potentes ataques desde nuestras posiciones, perseguirlo y después llevar a cabo acciones de desembarco por nuestras Fuerzas anfibias en la zona de Tarfaya, para cortarle su retirada y aniquilarlo.

Al otro lado de la frontera debieron de ver tan oscuras las posibilidades de que su rey se bebiese el té en El Aaiun, que cambiaron totalmente sus planes, sustituyendo su problemático ataque en fuerza por la aventura más segura y menos expuesta que se llamó “marcha verde”.

La Legión, que estaba deseando batirse con las fuerzas marroquíes y vengar a sus muertos de la XIIIª Bandera en el combate de Edchera de 1958, ve como el enemigo elude el choque y lanza, en cambio, mientras su ejército contemplaba segura y tranquilamente los acontecimientos desde sus campamentos y posiciones al Sur del Dráa, una masa de desarrapados, hombres, mujeres y niños desarmados, contra los cuales no podíamos disparar ni un solo tiro.

Y así, el formidable Ejército del Sáhara se vio frustrado ante la renuncia del adversario al choque entre hombres. España, abandonada por todos y “sola ante el peligro”, tiene que firmar, el 14 de noviembre con Marruecos y Mauritania los Acuerdos de Madrid. En ellos nos comprometíamos a poner fin definitivo a nuestra presencia en el Sáhara, el día 28 de febrero de 1976.

Durante la “marcha verde” la pasividad del Polisario fue absoluta y en vez de cooperar con nuestro Ejército que trata de impedir la invasión de su país, se refugian sus guerrillas en las zonas de Hausa, Farsia y Mahbes, pero eso sí, alentados por los argelinos que, en aquella crisis sahariana fue lo único que hicieron: alentar, pero no dar la cara. Después de más de once años de lucha contra las FAR,s. marroquíes, los hombres del Polisario siguen combatiendo por su Patria.

En el campo político mantienen sus esperanzas. En el militar, los muros de defensa que ideó el General D’limi ha frenado los ataques de sus combatientes y los ha arrinconado más allá del meridiano 8° 40′ sobre la zona argelina de Tinduf y su futuro ya no es tan esperanzador. (Articulo publicado en la Revista “Ejercito” Nº 577 por el Teniente General D. Gerardo Mariñas Romero con el titulo de: EL SAHARA)

INTRODUCCION:
Al intensificarse las acciones de las bandas rebeldes en el conflicto de Ifni-Sahara fueron mandadas unidades expedicionarias desde la Península para reforzar la acción de las Banderas legionarias del territorio, entre éstas, pertenecientes a las diferentes armas y servicios, formaban parte dos Grupos expedicionarios de Caballería de los Regimientos Santiago Nº1 y Pavía nº4. Finalizadas las operaciones y tras retirarse del territorio el personal de los Grupos Expedicionarios en junio (algunos optaron por quedarse), gran parte de su material pasó a constituir el de plantilla de los Grupos Ligeros Blindados que se crearon en los Tercios 3º y 4º de la Legión. Con ellos, el Arma de Caballería, tras veinticinco años de ausencia, volvió a estar presente en la Legión.

El 14 de enero de 1958, el territorio de Ifni se había convertido en provincia española. Las hostilidades duraron hasta el 30 de junio de 1958 y en ese intervalo las tropas españolas, lograron vencer a las partidas.

Terminadas las hostilidades, en agosto de 1958, las Banderas de la Legión desplazadas al Sahara aportaron los hombres y la experiencia adquirida para formar los Tercios Saharianos “Don Juan de Austria” y “Alejandro Farnesio”, III y IV de La Legión, respectivamente, y compuestos de dos Banderas, un Grupo Ligero de Caballería y una Batería de Artillería Transportada.

Por Orden Circular de 22 y 29 de Agosto (Diario Oficial Nº 191 y 198), se crean los Grupos Ligeros Blindados Saharianos I y II, del Tercio D. Juan de Austria y Tercio D. Alejandro Farnesio, respectivamente.

Estos Grupos Ligeros Blindados se crearan con el material y personal voluntario de los Grupos Expedicionarios que en el verano de 1958 retornan a la península. Adoptaran la siguiente organización: Mando, PLMM, Escuadrón de PLM y dos Escuadrones Ligeros. Ambos grupos se encuentran en el Aaiúm y tras su constitución como Unidad son desplegados, el GLSB I queda en la misma plaza y el GLSB II, en el mismo verano se traslada a Villacisneros, desde donde ambos Grupos cumplirán sus misiones de protección, reconocimiento, etc.. Sobre los siguientes itinerarios:

– GLSB I.- Territorio comprendido entre los paralelos 26º y 27º40´, de norte a sur y de Guelta-Zemmur a los Iminic-lis, de este a oeste.

– GLSB II.- Territorio comprendido entre paralelos25º y 21º40´ (unos 165.000 km2).

HISTORIAL:

El Grupo Ligero Blindado II despliega en Villacisneros, pero las especiales circunstancias de su acceso, obliga al mando del Grupo a destacar al 2º Escuadrón Ligero a Aargub, quedándose en Villacisneros el EPLM y el 1º Escuadrón (cada varios meses relevaran las unidades). De esta forma asegura la salida de las distintas unidades de la plaza con la protección de la Caballería y una mayor flexibilidad en el despliegue de ésta. El acceso a través del istmo que une Villacisneros con el continente africano es una pista a través de las dunas, cuyo tráfico rodado es difícil.

En 1.961,el II Grupo Ligero Blindado recibe la orden de desplegar en la zona norte para reforzar ésta, saliendo todo el Grupo de Villacisneros y Aargub, en dirección a Edchera, marcha que cubren en tres días, siguiendo las instrucciones se detienen antes de cruzar la la Saguiael Hamra. Pero una vez allí y tras efectuar un reconocimiento del terreno, surge la duda ante la dificultad que supondría, ante alertas o salidas rápidas, de cruzar los ríos de arena de la. la Saguia el Hamra Tomando la decisión de cruzar ésta y construir una posición al lado de Edchera, bautizada como “Fuerte Chacal”.

Tras dos meses reciben la orden de desplegar en la línea Edchera, Farsia y Mahbes (desplegando el EPLM y 1 ELAC en Farsia y el 2 ELAC en Mahbes). “Fuerte Chacal” ya tiene perímetro y alguna choza con tejado de chamizos.
En 1.964,el II Grupo Ligero Blindado, tras tres años en la zona norte de su zona de acción, vuelve a Villacisneros.

El 1 de Enero de 1.966, el II Grupo Ligero Blindado toma la denominación de Grupo Ligero Sahariano del Tercio Sahariano IV de la Legión perdiendo el adjetivo de Blindado.

El 21 de Agosto de 1.974 y ante la posibilidad de amenazas sobre el territorio por parte de fuerzas marroquíes, nuevamente el II Grupo Ligero Blindado despliega en la zona norte, sobre “Fuerte Chacal”, fundado en 1961 por el Grupo.

Tras el abandono declarado por parte de España del Sahara, comienza el despliegue ordenado de todas las fuerzas allí desplegadas. De forma que el II Grupo Ligero Sahariano es los último en salir de el Aaiúm en dirección a Villacisneros, es 27 de diciembre de 1.975. En estos últimos días del año sólo permanecerán en el Sahara (Villacisneros) los dos Grupos Ligeros Blindados I y II de la Legión.

El día 11 de enero de 1.976, el Sahara ya ha sido abandonado y el 12 de enero es el último día que ha ondeado la Bandera de España en aquel territorio.

Este abandono del Sahara conlleva consecuencias posteriores, hay que reestructurar o reajustar las plantillas de las Unidades, con la disolución de algunas de éstas, ya no hay territorio que proteger. Así, la primera Unidad en desaparecer es el Tercio Alejandro Farnesio IV de La Legión y con el Grupo
Ligero Sahariano II, cuyo personal y material se integra en el Grupo Ligero Sahariano I, del Tercio D. Juan de Austria III de La Legión, en su nuevo Acuartelamiento en Puerto del Rosario en la Isla de Fuerteventura.

Asimismo, pasara a denominarse Grupo Ligero de Caballería “Reyes Católicos”, desplazando al Grupo Ligero de Caballería XI de guarnición en Tenerife, dependiente de la Capitanía General de Canarias.

Encuadramiento del II Grupo Ligero Sahariano durante las Operaciones previas al desalojo del Territorio del Sahara Español:

AGT Gacela (Col. Mariñas)
-Misión: Defender el flanco E del dispositivo español (Edchera) y evitar un flanqueo desde el NE

-PLMM 4º Tercio “Alejandro Farnesio”
-IXª Bandera
-GLSh II( – 1er escuadrón)
-2ª Bat 105/14 RACA 95
-Sección de Zapadores
-Sección de Transmisiones

AGT Chacal (Col. Bello)
Misión: Defender el dispositivo español de un gran ataque de flanco desde el Este (Smara) y apoyar otros destacamentos más alejados pues la ATN y la Policía Territorial seguían defendiendo diversos puestos a lo largo del Sahara Español.

-PLMM Agrupación tropas nómadas
-VIIª Bandera
-2º escuadrón GLSh II
-2 Compañías de la Xª Bandera

About Mili Sahara

Saharià 1974-975 (caporal transmisions, Villa Cisneros i Edchera)

Posted on 12 Desembre, in esp (11) La mili en el Sahara, esp - Gomez Alvarez, Florentino, esp - Joan d'Argila, Hilari. Bookmark the permalink. Comentaris tancats a A Florentino y a Hilari les tocó bailar con la más fea.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: