TRASLADO A EDCHERA – CAMBIO RADICAL

Hilari Joan i d’Argila
BIR Nº 1 – Playa del Aaiun – 1ª cia – Enero – Marzo 1974
Regimiento Mixto de Ingenieros nº 9 Transmisiones Villa Cisneros – Abril – Septiembre 1974
Sección de Transmisiones – Edchera – Septiembre 1974 a Abril 1975

Camió que em va portar a EdcheraEl día 22 de Agosto un vuelo de Iberia me lleva hasta Las Palmas de Gran Canaria. En Las Palmas paso dos noches y el día 24 un avión bimotor me lleva de nuevo a Villa Cisneros.
Se ha acabado el permiso y ya estoy de nuevo en la compañía y está todo muy cambiado, de los 60 “pistolos”, solamente quedan 20. El resto, o sea 40, han sido trasladados al Aaiun, mayoritariamente a Edchera. Parece que con el tema del referéndum de autodeterminación quieren reforzar la frontera norte con Marruecos y necesitan todas las emisoras, quizás dentro de pocos días esté yo también patrullando la frontera.
Se confirman los malos augurios y yo también debo ir al norte, concretamente a Edchera. La fecha prevista para mi partida es el miércoles 28 de Agosto. Somos seis los que nos tenemos que marchar.
Como estaba previsto, el miércoles vamos al aeropuerto, pero resulta que de los seis que nos teníamos que marchar solamente pueden salir dos. Las otras cuatro plazas del avión, que teníamos adjudicadas, han sido ocupadas por militares o familiares.
Están pasando cosas preocupantes, los reclutas están jurando bandera casi un mes antes. Eso quiere decir que los nuevos guripas llegaran a la compañía entre el cinco y el diez de Septiembre.
Hay pocos oficiales y suboficiales. La instrucción ya no se sabe lo que es, la causa es que los soldados tienen que hacer servicios continuados. Al quedar pocos legionarios, unos 500 de los 2500 que había, los “pistolos” de ingenieros, intendencia y sanidad tienen que hacer refuerzos nocturnos y patrullas. Los cabos solamente hacemos patrullas y nos toca cada 15 días, por el contrario los soldados hacen refuerzo cada tres días. El otro día hice mi primera patrulla, me tuve que levantar a las dos de la madrugada y presentarme en el cuerpo de guardia. A partir de ese momento y acompañado de un soldado, recorrer todos los puestos de guardia pidiendo novedades y vigilando que no se durmiera nadie.
Durante el día mi misión consistía en la misma que antes del permiso, con la responsabilidad añadida de cabo comandante de la emisora. Siendo un cabo muy nuevo, ya era el más antiguo de los que estaban asignados a radio, ya que el resto estaban en Edchera o destinados a los destacamentos del sur. La emisora que usábamos antes se la tuvieron que llevar, montándola en un Land-Rover y ahora estamos usando una que tenían de reserva y guardada, es de última generación y más moderna que las que hemos estado usando, además dispone de teletipo. Está situada en un local que le llaman centro nuevo, que han construido durante mi permiso.
De nuevo estamos en la lista para coger un avión estafeta, pero como la vez anterior nuestras plazas en el avión se las adjudican a familiares de militares.
Todavía me da tiempo de participar en las pastillas a los nuevos guripas, no son como las que recibí yo, pero tengo tiempo de pasar los dos últimos días de Villa Cisneros con un poco de diversión, aunque sea a costa de unos chicos que llegan muy asustados. Con su llegada mi categoría pasa a ser la de “padre” y aquí en la compañía hay una cita que dice “Cuando seas padre comerás huevos” y es verdad pues los “padres” siempre son los amos de la barraca.
El lunes día 9 de Septiembre de 1974, a las cinco de la madrugada salen unos camiones con víveres y destino a Edchera. Y es éste el medio de transporte que debo coger.
En un camión nos pusieron a 21 soldados, 17 legionarios y 4 pistolos, con todo el equipaje, más el armamento y una bolsa con comida para cada uno. Fue de nuevo una pesadilla como el día que nos trasladaron del BIR a Villa Cisneros pero a la inversa. El calor fue insoportable, las bolsas de comida se chafaron y su contenido se convirtió en un puré de diversas cosas. Después de cada bote venía otro y después de seis horas me hacía daño todo el cuerpo y lo peor es que todavía quedaban 12 horas de viaje. Para acabar de complicarlo nos perdimos, los camiones se metieron en un inmenso pedregal y costó más de dos horas encontrar el camino correcto. Por fin llegamos al Aaiun y como era muy tarde para ir a Edchera, pasamos la noche en el cuartel del 3º tercio de la legión, Juan de Austria.
EdcheraAl día siguiente al mediodía llegamos a Edchera, el calor era infernal, unos 50 grados. Aquella visión apocalíptica, me quedó grabada para siempre. Edchera era un fuerte, llamado chacal, que estaba construido entre una inmensa llanura sin ningún vestigio de vegetación, y en el precipicio de la sagia y situado a mitad de camino entre el Aaiun y Smara y a unos 50 Kilómetros de la frontera Marroquí.
La tropa está instalada de forma provisional en tiendas cónicas en el exterior del fuerte. En el momento de nuestra llegada había un movimiento extraordinario de hombres y vehículos de la legión, parece que había varias compañías que salían a patrullar por la frontera. Pude distinguir que acompañando a cada una de las compañías legionarias, un total de tres, iba un coche de transmisiones. Todo este movimiento formaba una especie de niebla rojiza, que convertía el ambiente en irrespirable, la garganta se secaba, los ojos se enrojecían y se llenaban de lágrimas, que se mezclaban con el sudor.
La secció de transmissions d'Edchera
Por fin caras conocidas, sin saber porque, se desbordó una inmensa alegría compartida entre los que me reconocían y yo. Pasan tres días de adaptación, durmiendo en el suelo y sin hacer prácticamente nada, solamente pasando calor y tragando polvo.
EdcheraAl cuarto día nos trasladan a una edificación en el interior del fuerte. De momento no disponemos de literas y habrá que seguir durmiendo en el suelo. Por suerte me puedo agenciar un colchón roñoso, pero vistas las circunstancias es mejor que nada. El tema de las letrinas es tan asqueroso como en el BIR, por lo tanto es mejor seguir haciendo las necesidades en el exterior del fuerte. Hay ducha cada tres días y las cartas llegan con bastante fluidez.
Con nuestra llegada, la sección de transmisiones asignada al 4º tercio de legión desplazado a Edchera, está compuesta por un teniente, dos sargentos, 9 cabos y 23 soldados. Dispone de 8 Land-Rover con emisora racal instalada. Si tenemos en cuenta que la tripulación básica de cada Land-Rover es: un cabo operador, un conductor y un ayudante, somos 8 los que en estos momentos no tenemos vehículo asignado. En realidad 4, los que hemos llegado en los camiones. Los otros 4 son guripas que están asignados a otras tripulaciones y de esta manera se va formando.

About Mili Sahara

Saharià 1974-975 (caporal transmisions, Villa Cisneros i Edchera)

Posted on 28 Abril, in esp (14) Traslado al destino, esp - Joan d'Argila, Hilari. Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: