“BIR” ALUCINACIÓN O PELÍCULA

Pere Espluga Carreras

BIR Nº 1 – Playa del Aaiun – Sahara A.O.E. Octubre-Diciembre 1973
Comandància Militar de Villa Cisneros – Sahara A.O.E. año 1974

Bir 1973

Una vez en el BIR los primeros días fueron alucinantes. Todo el día vestido con la ropa, de civil, nos llevaban a ver desfilar a la legión, contándonos sus excelencias por si picábamos y nos apuntábamos, después los paracaidistas, y así pasando los primeros días.
Pasaban los días… unos tocaba instrucción, otros prácticas de tiro… Por cierto disparando era un fenómeno. Un día de prácticas de tiro en mi primer turno no hice ninguna diana. ¡Caramba, que extraño!, a continuación me di cuenta que en vez de disparar a mi diana lo hacía a la de mi compañero. Suerte que no se dieron cuenta. ¡Quizás si que era algo miope!. También marchas por el desierto y la maldita duna. Un día de marcha y de prácticas de combate, hicimos un simulacro de lanzar granadas de mano, nos dijeron que cogiéramos botellas de coca cola de la cantina, las llenamos de arena y las usamos como si fueran las granadas. Mejor, así no había peligro de hacernos daño.
Imaginarias en el barracón, en los lavabos y en un edificio a medio construir, no fuera caso que les robaran los ladrillos. Cantinas, cocinas… El primer día que me tocó cocina – todavía íbamos vestidos como personas normales- ese primer día ya me escaqueé. Y tan tranquilo me voy directo a la playa detrás de una pequeña duna, me estiro y al cabo de una hora, más o menos, vuelvo hacia la cocina y todo el mundo ya iba vestido “de pistolo” menos yo, ya que durante aquel rato les habían dado la ropa de militar – ¡gluc! – y como yo no iba vestido de militar, pues ala, a justificar dónde estaba y que hacía.

Continuando con el escaqueo, un día que estábamos libres de servicio, antes de que me pillaran para ir a cambiar la arena del desierto, que era cómo le decíamos al hecho de ir a apalear, pidieron lampistas y yo que sólo sabía cambiar una bombilla y poca cosa más, ya me ves encima de los tejados, como los gatos, haciendo de lampista sin tener ni idea. Por suerte aquel día el Bir no se quedó a oscuras.

También unos días fui a mayoría, que era el almacén de víveres. Allí los veteranos eran una pandilla muy campechana y se dedicaban a embaucar al os reclutas que veían más tontos y les decían si querían que les hicieran unas fotos para enviar a la familia o a la novia. Les hacían entrar en una habitación oscura dónde había un tabique y una puerta dónde colgaban una toalla como fondo. La cámara de fotos era un transistor y de flash una linterna. Como la habitación era oscura y la linterna les deslumbraba no veían el engaño. A continuación les decían que se pusieran delante de la toalla y detrás del tabique había un compañero con un cubo lleno de agua sucia preparada para echárselo encima. La señal para lanzar el agua consistía en decir: “… ponte un poco mas hacia la izquierda” y chof. Salían mojados como pulpos.

4a. Cia  2on Barracó - desembre 73

También recuerdo un compañero de mi barracón que era policía y estaba haciendo la mili con nosotros. Yo me pensaba que el hecho de pasar por la academia de policía ya era suficiente pero se ve que no. Era la personificación – unos treinta años antes – del protagonista de la película “Torrente el brazo tonto de la ley”. Era un poco corto de luces. Un día mientras hacíamos teórica, por la tarde, sentados delante del barracón, iban preguntando a la gente qué oficio tenía cada cual y cuando le toca a él, por detrás se oye “…contrabandista”. Todavía veo la cara de mala leche que puso. Le habían herido el honor, decirle contrabandista a él.
Y así un día y otro. Instrucción, marchas por el desierto, algún domingo íbamos a el Aaiún donde aprovechábamos parar ir al Parador a tomar algo, ir al baño decentemente y dar una vuelta. Todo muy rutinario hasta que llegó el día de la jura y después a Villa Cisneros. El día de la jura por cierto hubo fiesta grande: buena comida vino, licores, puros y borrachera incluida, que no se si era de alegría a para olvidar.

About Mili Sahara

Saharià 1974-975 (caporal transmisions, Villa Cisneros i Edchera)

Posted on 26 Setembre, in esp (12) En el BIR, esp - Espluga Carreres, Pere. Bookmark the permalink. 1 Comentari.

  1. Ni alucinación ni película, un episodio de tu vida que perfectamente, con algunas pequeñas variables, podríamos suscribir muchos de nosotros.Tan solo tres meses antes estuve prácticamente en los mismos sitios que describes en el relato, no pase por la fotografía, pero sí un cabo 1º se dedicaba a hacernos infinidad de fotos sin carrete y que naturalmente nos tocaba abonar.

    Después Villa Cisneros, al destacamento del Rgto. de Artillería, previo viaje en aquellos camiones tan confortables y aquellos queridos conductores que gozaban con el recorrido.

    Villa era otra cosa, era una especie de paraíso en el desierto, agua para beber y ducharse y población agradable.

    El resto es pura nostalgia del tiempo pasado.

    Un abrazo

    Tomás

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: